Hemos bajado un 40% los precios por liquidación de stock. ¡Aprovéchalo!

Historia textil en Mozambique

A ciencia cierta es difícil saber cómo era el mundo textil de Mozambique hace siglos debido a la falta de documentación escrita.

Índigo para el tintado de telas de Mozambique

En el siglo XVI existía en las Islas Quirimbas, al norte del país, una industria textil de algodón que teñía con índigo local; se le llamaba maluane o pano milwani. Para el tintado se empleaban las hojas de la planta y se dejaban fermentar su tinte. A continuación, se mezclaban con ceniza para posteriormente sumergir el tejido en este baño de color, airearlo y volverlo a sumergir. Cuantas más veces se repetía el proceso y más impregnado quedaba, más potente era el color. Por último, se sacudían las piezas con unas varas que producían un brillo especial.

Además del algodón, en un momento dado se introdujo la seda salvaje que se tejía artesanalmente en la provincia de Cabo Delgado y se extraía del fruto de un árbol tropical de gran dimensiones llamado Ceiba pentandra.Ceiba pentandra. Imagen de Wilma Dijkstra

La industria de maluane funcionaba por todo el litoral de África Oriental y se usaba tanto para vestir como para comerciar. Sin embargo, entró en decadencia debido a los tejidos que traían desde la India.

En realidad eran pocas las personas quienes podían tener acceso a telas de algodón o de seda salvaje. En el interior del país las personas se vestían con tejidos a base de corteza de árboles o pieles animales pero el proceso para su fabricación era muy laborioso y poco rentable.

Capulana de MozambiqueHasta el siglo XIX y principios del XX, en algunas zonas puntuales se producía un tipo de tela de algodón llamada la machira,  que se enrollaban en la cintura a modo de falda. La pieza medía dos varas y media de largo por una vara y media de ancho, es decir, 126×210 cm, poco más de lo que mide la actual capulana.

La machira tenía una producción muy limitada y no pudo competir con las importaciones indias que iba creciendo y se convertían en la mayor fuente de abastecimiento textil del país.

La llegada de la capulana fue tan potente que prácticamente desbancó a los demás tejidos y se convirtió en la pieza más habitual entre las mujeres. ¡Os hablaremos de ella en el próximo post!