Ceiba pentandra. Imagen de Wilma Dijkstra